“Imagínate que estás en la playa, junto con tu can, tomas una deliciosa agua coco, pero de la nada te das cuenta que después de unas horas, a tu can (donde lo tenías amarrado) le da el sol, y ya no sólo se encuentra contento como en un principio, sino que ya ni responde a tus dulces palabras… ¿qué harías? 

Durante la primavera, se empieza sentir cómo el calor comienza a incomodarnos un poco, ya no aguantamos los pantalones, las blusas o playeras de manga larga, es ahí donde reconocemos que es momento de sacar las bermudas y los shorts que nos hacen sentir tan cómodos, pero… hidratarte, ¿lo has tomado en cuenta?

Para el ser humano, es tan fácil como ir a la cocina y tomar un vaso con agua, si andas fuera de tu casa, es sencillo ir a la tienda y comprar agua, pero ¿qué haría tu cachorro si no tiene agua a su alcance?. Los quehaceres cotidianos y el andar tan de prisa, nos hacen olvidar que tenemos que hidratar a nuestro perro.

Es muy fácil traerlo en el coche o andar paseando por el parque pensado que él se siente muy bien, pero debemos tener en cuenta, que su temperatura normal es aun mayor que la de una persona, la cual es de 39 ºC; ahora imagínate que el calor de esta temporada y con una temperatura así, es necesario tener hidratados a nuestros caninos.

No confundamos una “deshidratación” con un “golpe de calor”, por ello definiremos estos dos conceptos.

  • Deshidratación: Perdida de líquidos de manera excesiva por la cual es necesario reemplazarla tomando electrolitos.
  • Golpe de calor: Es mas serio, el cual ocurre por un mal funcionamiento de los centros reguladores del calor corporal, lo que hace que la temperatura interna se eleve.

Es por ello que aquí te dejo unos consejitos para saber si tu mascota sufre de  una deshidratación:

  • Ubica la zona de la cruz (es el punto más alto del omóplato, justo donde acaba el cuello del animal. Sería el punto en el que se cruzan la línea horizontal que recorre la columna y la línea vertical siguiendo las patas delanteras), después con tus dedos coge la piel de esa zona y tira de ella (con mucho cuidado) de manera que se separe unos centímetros del cuerpo, al soltarlo nos daremos cuenta si su piel se recupera instantáneamente, si ocurre esto es porque esta en excelentes condiciones, pero, si ésta tarda en volver a su estado normal, quiere decir que esta sufriendo de una deshidratación. 
  • Observar si sus ojos están hundidos.
  • Tomar en cuenta las condiciones de sus encías, si están secas, es que sufre de un desequilibrio de líquidos.
  • Si su saliva es espesa, es un signo más que tendríamos que tomar en cuenta.
  • Al orinar, es de color oscura, ¡Aguas!, un signo más.

Y para evitar un golpe de calor, ten en cuenta lo siguiente:

Patas: Si camina lento y desganado con movimientos torpes o caídas

Lomo: Si su pelaje se siente muy caliente o la piel oscurecida y reseca.

Boca: Su respiración es acelerada, jadea mas de lo normal, tiene un babeo excesivo o vómito, puede ser signo de golpe de calor.

Panza: Si sube su ritmo cardiaco, se tumba de panza hacia abajo y no se quiere levantar, es otro signo más.

Se nos hace fácil tener a nuestro perro amarrado por cuestiones de seguridad, pero se podría ubicar en un lugar fresco y mantenernos alerta cada vez que se acerque el sol. Sitúalo en lugares frescos, debajo de un árbol,  donde el aire pueda brindarle una refrescante tarde y si no tienes un espacio, puedes intentar tenerlo adentro de casa o hacerle una techado de madera, siembra un árbol o ingéniatelas (dicen que el mexicano es muy bueno inventado) pero nunca, nunca, por favor nunca dejes que el sol le de directo.

Una vez que ya tenemos estos tips, también debemos reconocer que no sólo nuestros perros son afortunados en tenernos, ya que les brindamos amor y cuidados, si no que en la calle, hay muchos perros sin un hogar, dónde ellos buscan un refugio donde cubrirse por unos minutos del sol o simplemente buscar agua. Es una maravillosa idea, que afuera de tu casa (donde no le de el sol) dejes una cubeta, traste o dispensador de agua para ellos y si tienes el recurso para brindarle un poco de comida, será mucho mejor, es una acción muy valiosa que no sólo nos hace sentir mejor, sino que ayudamos a varios de ellos de morir por deshidratación o de un golpe de calor.

Así que te invito a poner en práctica cada consejo. Regálame un comentario, compártelo, y así salvarás las vidas de muchos caninos.

Por cierto olvidaba decirte, ¡Adopta un perro! cámbiale la vida a alguien que no tiene un hogar, un amor y un futuro.

Share: